Trajes de luces…y sombras

Después de unas cortísimas vacaciones, ya estamos aquí de nuevo delante del ordenador.

Hoy quería tratar un tema que ha suscitado una gran polémica: la prohibición de las corridas de toros en Catalunya.

Antes de nada, decir, que posteo desde el desconocimiento. Me explico, como cualquier recién llegado a un sitio estoy todavía lejos de conocer la cultura, inercia, costumbres, etc. que imperan en esta sociedad y la hacen ser como es.

Hay muchos aspectos que seguro que se me escaparán y que tendré una visión sesgada, pero es la mía y de eso se trata ¿no?.

En primer lugar, creo que todos estamos de acuerdo que prohibir una espectáculo tan castizo en Cataluña no es lo mismo que hacerlo en cualquier otro lugar y que debajo de esta prohibición subyacen intereses de partidos políticos.

Saliendo de la temática de las crisis de identidad que me aburren soberanamente (no se puede anteponer NADA a las personas, porque ahora resulta que una patria se merece más sacrificios que los propios ciudadanos), lo cierto es que han prohibido los toros por ser un espectáculo dónde se tortura a un animal. Pues bueno, el problema viene cuando el toro se ha convertido en un enseña nacional por obra y arte de Osborne y muchos quieren ver en esta prohibición, un pugilismo legislativo entre la España torera que veta el estatut y la Cataluña que aspira a quitarle a la piel de toro ese atributo precisamente.

Otros dicen que, que el tiempo de los matadores se esté acabando en Cataluña, obedece al hecho que esta sociedad es más avanzada culturamente y pionera en muchos aspecto y claro, este no podía ser menos señores. La sociedad avanzada, de ningún modo se demuestra prohibiendo, prohibir, es la nota distintiva de las sociedades más rancias, oscuras y retrogradas de todas, la sociedad avanzada, tiene que ser demostrada por sus gentes, por un cambio en su manera de pensar y no a golpe de restringir libertades.

votación parlament

RESULTADOS DE LAS VOTACIONES EN EL PARLAMENT

Nunca he asistido a una corrida de toros, ni tengo intención, sin embargo, todos los catalanes tendrán que pagar por esta ocurrencia y financiar un negocio minoritario y condenado al ostracismo, al menos, en esta región

La única plaza activa, la Monumental de Barcelona, tuvo hace 2 años 16 festejos, muy lejos de los más de 300 que tuvieron lugar por ejemplo en Madrid. La decadencia se hace aún más patente si vemos que en 2005 hubo 49 corridas en Cataluña.

Os podía dar el coñazo con temas legales (si lo quereis ver con más detalle, basta con revisar las noticias que os dejo enlazadas), pero basta con que sepáis, que se estima que la prohibición, costará 57 euros a cada catalán, por el tema de lucros cesantes y demás, porque está claro que tú no puedes prohibir una actividad, sin indemnizar  y la licencia concedida para usar la monumental como plaza de toros, caduca dentro de 99 años nada menos.

Resultado: unos empresarios con un negocio de capa caída, se encuentran de bruces con un cheque al portador en sus manos, sin tener que mover un dedo para ello. Es cómo si al gobierno se le ocurriese prohibir las diligencias una vez que se había inventado ya la máquina de vapor, en el sentido de que ya no tenían futuro de por si.

¿Porqué razón debemos todos los ciudadanos pagar que cese la diversión de unos pocos? ¿porqué esta factura tan costosa, para diferenciar Cataluña de España, en un sentido en que ya lo era? ¿Es acaso que los políticos se han convertidos en adalides de la defensa de los animales? Sinceramente, me cuesta creerlo.

Sólo están buscando sacar réditos políticos (de dudoso valor en mi opinión) y quedar como salvadores de la patria, en detrimento del ciudadano de a pie..una vez más y van ya no se cuántas.

Mi conclusión: “prohibido prohibir”, por eso yo no digo sí a los toros, digo no a la prohibición.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Altermundo, Otra visión de la sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Trajes de luces…y sombras

  1. Alex dijo:

    No puedo estar más de acuerdo. Desde el castizo Madrid se ve como un ataque a la integridad de España, a mucha gente se le hincha el papo cuando lo dice. Menuda idiotez, como si lo que definiera un país es una costumbre que no comporte más de la población de dicho país. Me parece que la prohibición nunca es la mejor solución aunque también te digo que hay momentos que es necesario acelerar ciertos acontecimientos que son a mi modo de ver reprochables.

    • Alex dijo:

      … más de la mitad de la población … . Se quedó esa frase a medias. Malditas mañanas.

    • davidmv1981 dijo:

      A mi lo que me indigna, es el hecho de estar continuamente definiendo, clasificando y…excluyendo, esto último es lo peor. Aquí esto se puede hacer y aquí no. Los toros me parecen igual de reprobables en Catalunya, que en el resto de España, pero es la elección de los propios catalanes, la que marca la diferencia, no eligiendo esa forma de “ocio”.
      Si que es cierto que a veces es necesario acelerar determinados procesos, digamos perniciosos para la sociedad, pero NUNCA a este coste.
      No me voy a poner a hacer demagogia de las cosas que se podrían haber hecho con el dinero que se va a gastar en prohibirlos (que en algún sitio lo leí también), pero pienso que, en época de crisis sobre todo; y en ningún momento se debe pagar este precio
      Insisto NO SOY PROTAURINO, aunque pienso que ya debe de haber quedado claro.

  2. TheGodmother dijo:

    Una sociedad sin prohibiciones, desgraciadamente, no es una sociedad civilizada y avanzada. He dicho.

    PD: Muy interesante tu escrito y tu blog a pesar de las discrepancias! 😛

  3. Maribel dijo:

    A pesar de que considero que está prohibido prohibir, he contestado afirmativamente a la pregunta por razones más profundas que el simple falso debate de un supuesto enfrontamiento de Catalunya con el resto de la piel de toro, como marco común de convivencia de las distintos pueblos y nacionalidades que la conforman.
    Este punto de vista lo manifiesto porque no estoy de acuerdo en el discurso generado que pretende dividir la gente que, con distintos i propios elementos culturales i de tradición, pretenden anular tal riqueza, en clave diversidad cultural, con el pretexto de un sospechoso igualitarismo fascistoide.
    Es cierto que tenemos como tradición ancestral propia nuestra propia fiesta popular, que enfrenta el hombre y la bestia com el objectivo de erigirse en vencedor (los “correbous”, pero también es cierto que, en general, Catalunya no ha integrado la fiesta de los toros propagada por imposición durante la dictadura franquista como Fiesta Nacional. Otra cosa es que los que la tenían como costumbre en sus sitios de origen y viven actualmente en Catalunya, hayan aceptado bien poder mantener su supuesta tradición aquí.
    Creo que hay mucha gente en Catalunya que nunca les ha gustado la Fiesta Nacional porque, entre otras cosas, su referente Nacional no es el mismo que quién pretendió imponerlo a un pueblo sobretodo después de su derrota tras la guerra civil.
    La intervención de los políticos la interpreto como un gesto de evitar que se polarizara el tema por razones patrias, con un nuevo enfrentamiento atizado por los medios de comunicación de allende el Ebro. Toto esto cuaja con un auténtico sentido de estima al mundo animal i un latente sentimiento de compromiso contra todo tipo de tortura, a las personas y, como no, a los animales, que se vive hoy en Catalunya.
    Te felicito por haber dado luz a las cifras económicas que siempre son las que mueven todo. Pero claro, también hemos pagado, con nuestros impuestos a los empresarios, el desmantelamiento industrial que nos ha traido a estas tasas dramáticas de personas en paro o sin futuro laboral digno en el horizonte, o a las entidades financieras que rediman sus deudas con la Banca Europea y Mundial sin cumplir con facilitar los créditos a las medianas y pequeás empresas, o para ser más radicales, la guerra (que se nos ha perdido en Afganistan?).
    La gente evoluciona, solo faltaria, y del mismo modo que hoy són reconocidos los derechos de las mujeres, inexistentes antaño, y que cada vez más rechazamos no sólo la violencia doméstica o machista, así como todo tipo de violència, podria ser que ahora se nos haga incomprensible que hagamos un espectáculo del sufrimiento y la tortura a un animal .
    Te diré que en una recién intervención televisa en la tertulia de Canal Taronja (Anoia) expuso como motivo de rechazo a los toros que la superioridad del torero frente a un ser humiliado era mostrada con gestos de hombría, de una falsa hombría basada en el poder de los genitales, no en el de una masculinidad profunda de valores propios como la que necesitamos se haga presente en nuestra sociedad tan machista.
    Ha sido un placer leer tu artículo (escribes bien, puñetero) así como poderte responder. (Disculpa si has palabras o acentos arrastrados de escribir siempre en catalán).

    • davidmv1981 dijo:

      Madre mía!, no se si hacer un cortar y pegar de partes de este comentario en mi propio post, aquí está lo que os decía, que un recién llegado no puede aspirar a conocer todo el vagaje que da como resultado la Catalunya actual. Aún así, hay una cosa que no estoy de acuerdo o por lo menos yo lo entendido de esta manera.
      No se trata de un “imperialismo cultural” de España hacia Catalunya, porque no creo que desde España se esté tratando de imponer una tradición, sino de parte de la ciudadanía de Catalunya (minoritaria, eso está claro) que quiere mantener las costumbres de sus lugares de origen (algún catalán habrá que le guste los toros también) y eso pienso que NO ES REPROBABLE, o por lo menos igual de reprobable que un madrileño que asiste a las Ventas, porque seguro que un noi de Girona que ha emigrado le sigue gustando hacer pan con tomate allá dónde esté.
      Se que no es comparable, porque la “fiesta nacional” es un acto de crueldad hacia el toro, pero sí que pienso que el trasfondo es muy similar y peligroso.
      Como en todo, debo concluír que ninguna de las partes tiene la razón absoluta, pero puestos los pros y los contras de la prohibición en una balanza, yo me inclino por no prohibirlos, habría que dejar que esa minoría desapareciese cómo ya lo estaba haciendo antes de la prohibición (me remito a las cifras de asistencia mencionadas en el post)
      No se si ha quedado muy claro mi punto de vista, pero lo he intentado 😉

  4. Maribel dijo:

    Puede que tengas razón, la asistencia minoritaria de los ciudadanos i ciudadanas de Catalunya que asisten a los toros como afición (no como turismo o curiosidad), podia acabar por sí mismo con esta actividad (y los empresarios del sector que se fastídien…).
    Pero como decía, durante el franquismo fué impuesta ésta Fiesta como la Nacional por encima de otras y, ya se sabe, los indígenas siempre rechazan someterse a las leyes yanquis. De ahí que sí consideremos o sintamos dicha intrusión o imposición como imperialismo cultural de Franco y su España “una grande y libre”, por lo menos los que lo hemos vivido. Para los que no lo habéis vivido y os lo han contado, que solo conoceis la democracia y la libertad como algo natural (no tenéis ninguna culpa, claro está), pues todo tiene su explicación. Prohibido prohibir, sí señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s