Consumir menos, vivir mejor

A falta de tiempo para preparar un post propiamente dicho, en esta ocasión me dedicaré a aprovechar el trabajo de otros, también conocido por recomendar ;). Pienso que supone un aldabonazo, más necesario ahora que nunca, encontrándonos en fechas dónde el consumo alcanza el paroxismo.

El video que os dejo a continuación es una reflexión acerca de lo absurdo de la sociedad de consumo, en todos y cada una de sus pautas, dónde se propugna la elevación del espíritu a través de la peregrinación a esas nuevas catedrales que son los centros comerciales y la absolución de todos nuestros pecados con una donación en la capilla de Inditex. Cómo era de preever, esta ecuación no satisface las expectativas y solamente pospone por un corto periodo de tiempo, la llegada de nuevos anhelos.

Que la dura crisis que estamos sufriendo, o que nos están haciendo sufrir en estos momentos sirva, al menos, para cuestionarnos que es lo que perdemos realmente con esta bajada de poder adquisitivo, si algo real, o simplemente queremos más dinero para mover la rueda del consumo más rápidamente. ¡Ojo!, que no estoy diciendo que gente que está pasando necesidades, las esté pasando, porque se gastan su dinero en comprarse la última consola de videojuegos o 50 pares de zapatos, nada más lejos de mi intención. Lo que realmente quiero, es interrogaros acerca de si alguno se identifica con el círculo en el que se ve atrapado el hombre en el video (II parte minuto 6), que se desarrolla, más o menos, siguiendo este esquema:

Día 1

  • Trabajo.
  • Sugestión mediática.
  • Salir a comprar

Día 2

  • Trabajo
  • Más sugestión invalidando lo del día uno. Lo que ayer era “cool”, ahora ya no vale.
  • Salir de nuevo a comprar.

Día 3

  • Tiene que trabajar todavía más para llegar a alcanzar el nirvana prometido.
  • Y la rueda continúa…

Por la parte que me toca, debo reconocer que sí me ha visto identificado con partes de esta rueda y me he dejado llevar en muchas veces por estas sugestiones, pero estas y otras ideas, creo, que nos hacen ser más conscientes del mundo que nos rodea, para así conocer sus verdaderos mecanismos y resortes, que no son, ni de lejos, los que se nos muestran.

El sistema actual, ya no es sólo insostenible para el planeta, SINO TAMBIÉN PARA NOSOTROS MISMOS.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Altermundo, Otra visión de la sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Consumir menos, vivir mejor

  1. Alejandro dijo:

    Interesante video. Muy recomendable.

    Por cierto el tercer video es innecesario, los dos primeros son el documental entero. Lo único nuevo en el tercero (que comienza con una parte del segundo) son los créditos. Por si te parece bien dejarlo o no.

    Continuaremos leyéndote.

  2. irina dijo:

    Simplemente escalofriante el video. Todo lo mencionado es intuible pero al plasmarlo en cifras, pone los pelos como escarpias.
    Nuevamente se menciona la union de la poblacion para un objetivo comun y el desamparo de los gobiernos. Al final todo redunda en lo mismo. Nos han aislado, aborregado y vencido.
    Personalmente desde que en mi familia hemos tenido que apretarnos el cinturon, me siento mas “aligerada” de no comprar simplemente cuando me apetece y solo cuando necesito (aunque a mis “proveedores oficiales” no le debe causar el mismo sentimiento!). He recuperado la capacidad de valorar de lo que “tengo”, como en mis epocas de economia familiar mas precarias, y me satisface transmitirle ese valor a mis hijos.
    La verdadera rebelion pasa por no consumir. Boicot al limite.

    • Mourisimo dijo:

      Muy cierto Irina, es necesario que salgamos del “trabaja, consume y calla”, en el que está instalada la sociedad actual.
      Si te interesa, en este mismo sentido es muy recomendable un documental, es de TV3, pero desconozco si está traducido al castellano, dónde se ahonda en el concepto de la OBSOLESCENCIA PROGRAMADA: “Comprar, llençar, comprar” (comprar, lanzar, comprar) Aquí os dejo el enlace: http://www.tv3.cat/3alacarta/#/videos/3270630.
      Aquí se nos muestra., desde demandas a Apple porque las baterías de sus Ipod, estaban pensadas para durar unos cuantos meses, hasta una bombilla que ha durado 100 años, mientras que las que actualmente consumimos, están “diseñadas” para durar 1000 horas.
      P.D: no se si eres catalana, porque en ese caso cap problema!
      Un saludo y gracias por comentar una vez más.

  3. Pingback: Comprar, tirar, comprar | Memorias de un hombre deslocalizado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s