No tan iguales

El machismo soterrado en nuestra sociedad, supuestamente desarrollada, en la cual, bajan Alá y el resto de dioses, porque alguien porte un burka y sin embargo, convivimos todos los días con mujeres-objeto por obra y gracia de la publicidad, que lejos de ser una cosa aséptica y encaminada exclusivamente a aumentar el consumo del producto en cuestión, nos transmite una serie de valores, que aceptamos y hacemos nuestros sin tantos miramientos.

Los roles asignados a la mujer, subyacen en los pilares mismos sobre los que se construye nuestra sociedad: si un hombre es capaz de acostarse con muchas mujeres, es un machote, sin embargo, la visión cambiaría diametralmente si de quien hablamos es de una mujer, para la cual tendríamos en cariñoso apelativo de zorrón.

De la misma manera, que los negros siguen siendo negros, muchos años después de la abolición de la exclavitud, las mujeres, siguen siendo mujeres, a pesar de que hayan logrado el derecho al sufragio activo.

Sin ir más lejos, me quedaré con un ejemplo que cohabita, con otros muchos, en mi cotidianidad, a la vuelta del trabajo.

No se lo que le agrada a la chica, si Igualada o la falo-piruleta que se está comiendo.

Son innegables los progresos, pero en la antesala del día internacional de la mujer (8 de marzo) TODAVÍA QUEDA MUCHO CAMINO POR ANDAR.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Altermundo, Otra visión de la sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a No tan iguales

  1. Maribel dijo:

    Bravo. Me ha gustado y me ha hecho muy feliz que ienses así. Un beso.

    • Mourisimo dijo:

      Me pareció que merecía mucho la pena un comentario acerca de una más que cuestionable promoción de la ciudad.
      Gracias que ha sido perpetrada por los comerciantes y no una campaña del ajuntament, en todo caso, una muestra más de la doble moral de un país, supuestamente avanzado, que premia en las urnas conductas rayanas con la xenofobia y en el cual las mujeres suponen una representación irrisoria del personal directivo de nuestras escasas empresas.
      Gracias por visitar y aún más por comentar!

  2. Sara dijo:

    No podía estar más de acuerdo contigo, Moure. Gracias por este artículo, cargado de razón, y necesario aún en estos tiempos, para desgracia nuestra. Bicos

    • Mourisimo dijo:

      Hola Sara, bienvenida, vaya por delante un ¡gracias por participar!
      Es de esperar que estas y muchas otras cuestiones que difieren en el hombre y la mujer, que no son las obvias y que vienen marcadas por los roles sociales, la posibilidad de ser madres en un entorno laboral, etc, se solucionen, como en todo, la clave está en la educación, la legislación por si misma no sirve, ya que entre otras cosas es otro reflejo más de la sociedad.
      La incorporación de la mujer sin taras (ya que no las tienen, sino que son percibidas) al mercado de trabajo, no solo es totalmente necesaria ahora que se apela al envejecimiento de la población activa como pretexto para rebajar derechos sociales, sino que ha de ser favorecida desde las instituciones para que la conciliación familiar, deje de ser en este país, un decir.
      Un saludo

  3. ibis dijo:

    Las propias feministas no se quieren bajar del carro de “las mujeres y los niños primero” de ahí que consientan la discriminación positiva.
    En la función pública, donde trabajo, en los cursos de formación del personal, un criterio de admisión era ser mujer. Yo fui la única que protesté porquedebo de ser la única que quiero la igualdad.
    Un saludo a todos

    • Mourisimo dijo:

      Hola de nuevo! vamos a darle un poco de vidilla a esto que lo tenía un poco “abandonao”. Totalmente de acuerdo Ibis, la igualdad no consiste en tratar a las mujeres cómo el sexo débil, a las que se debe ayudar, muy al contrario, debemos ser conscientes de su fuerza y energía y saber aprovecharla.
      El problema, es que en este país en el que vivimos, el imaginario empresarial, representa a la mujer, no como una fuerza de trabajo, sino como un posible receptáculo de criaturas con futuras bajas de 16 semanas.
      Por mi trabajo, me he encontrado casos de madres a las que despiden para luego volver a contratar cuando han finalizado su permiso de maternidad, sin comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s